Jerzy Grotowski

Jerzy Grotowski fue el fundador del Laboratorio Teatral en Wroclav, en Polonia, un teatro experimental en el cual se centra toda la atención en el actor, por encima de otros elementos teatrales como el vestuario, la música, el maquillaje, que son eliminados de la puesta en escena.

Nació en el año 1933 en Rzeszow (Polonia) Su padre, Marion Grotowski, era pintor y escultor, y su madre, Emilia, profesora. Jerzy acudió a la escuela en su ciudad natal, pero en su adolescencia pasó un año en un hospital, debido a una enfermedad grave. Durante esta estancia hospitalaria, el joven Grotowski leyó, estudió y valoró cuidadosamente que deseaba hacer de su vida. Decidió dedicarse al arte. Apenas dejó el hospital, su familia se trasladó a Krakow, ciudad en la que terminó su primera educación. A continuación, en 1951, ingresó en la Escuela Superior de Arte Dramático a la edad de dieciocho años, con la intención de convertirse en director de escena. Durante los períodos vacacionales de la Escuela, aún encontró tiempo para realizar ciertos viajes que iban a influir fuertemente en su formación como director y en su concepto de la dirección escénica. En 1955 visitó Moscú, donde frecuentó la Academia de Dirección de Escena. Más tarde, realiza un viaje a Asia Central, donde se introduce en la filosofía oriental. En 1962 visitó China, y allí se mostró muy interesado por el antiguo arte de la ópera china, con un especial interés en el proceso de entrenamiento y preparación de los actores. En 1965 se establece en Wroclaw e inaugura el Laboratorio Teatral. En 1985 se exilió de su país, Polonia, y se instaló en Pontedera, italia, con un pequeño grupo de actores y actrices. Allí murió en 1999.

Para él, el teatro propiamente dicho no es un lugar al que se va para un entrenamiento en el arte dramático, sino un lugar de investigación donde un grupo de actores explora las potencialidades dadas en un texto cualquiera. El grupo no estrena una gran variedad de obras, sino que se concentra en un número limitado de piezas dramáticas y reinterpreta constantemente, descubriéndolas de nuevo cada vez. Con este procedimiento, pretende encontrar los arquetipos míticos en su trabajo, antes que una interpretación literal.

Según Grotowski, cuando el teatro era aún parte de la religión, liberaba la energía espiritual de la tribu incorporando el mito, para profanarlo y trascenderlo a continuación. El espectador obtenía una nueva visión y conocimiento de su verdad personal y de la verdad del mito, y a través del  sobrecogimiento y del sentido de lo sagrado, llegaba a la catarsis. Hoy en día, por el contrario, los grupos sociales no se definen por la religión; las formas míticas se han alterado y desaparecen y reaparecen en nuevas formas. Por esto es más difícil producir el choque necesario para atravesar la llamada “máscara vital” y alcanzar la verdad física que se esconde tras la máscara. Esto sólo es posible en confrontación con los arquetipos, y en esa confrontación, percibir las relaciones entre los problemas humanos y sus conexiones con lo mítico.

En el teatro de Grotowsky el actor es de vital importancia, pues el mito se encarna en él, y a través de sus acciones, palabras, movimientos y gestos, estimula a la audiencia a conforntar lo mítico por sí mismos. Grotowsky creía que el teatro podía vivir sin maquillaje, sin vestuarios, y sin escenografía, pero que no podría existir sin la relación actor-espectador en percepción directa, en comunicación en vivo.

Estableció la diferencia entre lo que él llamaba el “teatro rico” y el “teatro pobre”. El llamado “teatro rico” es aquel que abunda en recursos. Este teatro dispone de los recursos de otras disciplinas pero falla en la producción de una obra de arte íntegra. El “teatro rico”, en su intento de competir con el cine y la televisión, usa mecanismos que son más propios de estos dos medios. Grotowsky propone la pobreza en el teatro, un teatro en el cual se diseñe un nuevo espacio para actores y espectadores en cada nueva obra. Eliminó vestuario, iluminación, maquillaje y música de su su teatro e insistía en que la flexibilidad física del actor es infinitamente más interesantes que vestuario y maquillaje. La iluminación directa y las sombras pueden utilizarse efectivamente sin necesidad de elaborados esquemas de luz y sin mecanismos. El actor puede crear su propia música con su voz.

El radical apartamiento de los términos teatrales usuales le lleva a una exigencia de trabajo altamente disciplinado y riguroso. Los trabajos más conocidos del Laboratorio Teatral fueron “Acrópolis” de Wyspianski, “Cain” de Byron, “El príncipe constante” de Calderón, “Hamlet” de Shakespeare, “Fausto” de Marlowe, y una pieza original, “Apocalipsis con Figuras”. Todas sus creaciones tienen como tema el sufrimiento humano; trata de que estesufrimiento tan grande y doloroso se haga presente ante el actor y el espectados.

Los métodos de Grotowski, que conceden la máxima importancia a la preparación, al ejerciciio, condición física y disciplina, han sido cuestionados por algunos y aplaudidos por otros. Sin embargo, en lo que no cabe la menor duda es en el considerable impacto que ha tenido sobre el teatro contemporáneo.

~ por Fuensanta Muñoz en 5 marzo 2010.

8 comentarios to “Jerzy Grotowski”

  1. * *INVITACIÓN* *
    (Argentina)

    La escritora y artista plástica Claudia Mercatante y el Maestro Gabriel Bergogna concertista de piano, compositor, investigador humanístico y primer director de orquesta invidente de la historia mundial, invitan a visitar sus páginas:
    http://www.claudiamercatante.com.ar
    http://www.gabrielbergogna.com.ar
    < >
    ———————————————————————< >

  2. Por su causa corrí… Sí, corrí donde el valor me prometía un destino sublime, y tan grande como el de los dioses. Mas en cambio ahora me encuentro aprisionado por aquella escabrosa trampa. Y ese signo que se ocultaba ante mis ojos. Un enigma, un nombre… (Hace una pausa meditativa.) Un hombre, W, os destruirá definitivamente. Esto es lo que me ha dicho esa diabólica sombra… (Repite sentenciosamente.) Os destruirá definitivamente. Os destruirá… ¿ Qué nombre se oculta bajo esta letra? ¿ En qué momento me será debelado?… ¡ Cuantas veces me habré hecho estas preguntas! Era una obsesión alienante… Largo y tortuoso ha sido el recorrido hasta enfrentarnos en ese combate fatal, para mí. Sí…, fatal. ¿Cuándo cruzaremos nuestras armas en mortal encuentro? ¿ Ese duelo, dónde se consumará?… Innumerables fueron las ocasiones en que me lo he preguntado. Innumerables… El pasado y el presente se mezclaban en ese impenetrable enigma del hombre de negro… Pero de forma terrible ese misterio me fue revelado crudamente ante mis ojos en Waterloo. ¡ No podía creerlo! ¡ Dessié allí morir! Wellington era el nombre tras el signo y yo…, Prometeo al borde de ser aprisionado. Sí…, soy un eterno cautivo del poder, de los hados y de mi lóbrego destino…

    (Fragmento de la obra de teatro “Napoleón ante sí mismo” de la Escritora
    y Artista Plástica Claudia Mercatante http://www.claudiamercatante.com.ar )

  3. Estoy dispuesto a afrontar todo lo que encuentre a mi paso. No me queda otra salida, al ser impelido con tanta violencia por los hados al fondo de ese hondo precipicio, mi destino… Quise hacerlo, mas fue inútil resistirme. Me lo he propuesto en más de una oportunidad, pero me han vencido. Vez tras vez se me han tendido astutas celadas… Vez tras vez, arrojándome como consecuencia a las proximidades de este abismo. Vez tras vez…, sí. ¿Acaso puedo rebelarme a sus arcanos dictámenes? (Se sonríe con amargura.) Oponerme yo a sus Supremos Designios… (Se pregunta, como ido.) ¿ No sería realmente este proceder, un verdadero acto de locura?… (Pausa prolongada.) ¡Qué emociones contradictorias surgen y me estremecen! ¿ Puedo dominarme? ¿ Es posible? Permanecer imperturbable, indiferente al tiempo que sus pertinaces acechanzas sin cesar me persiguen… Recuerdo cuando fui a ver a Talma representar magistralmente al troyano Héctor… La presencia del público me rodeaba por completo. Yo lo percibía… Sus miradas, continuamente alertas, discurrían indiscretas en torno de mí. Era como sentir su respiración de cerca. Permanecer imperturbable… (Elevando la voz.) ¿ Pero cómo lograrlo, cuando lo sublime estaba ante mis ojos, y la angustia más atroz me laceraba el pecho?

    (Fragmento de la obra de teatro “Napoleón ante sí mismo” de la Escritora
    y Artista Plástica Claudia Mercatante http://www.claudiamercatante.com.ar – Actividades )

  4. […] través d’un prisma particular del teatre total de Grotowski, Pablo Molinero i David Climent creen un univers propi on la paraula no deixa de ser una part més […]

  5. esta es muy buena la teoria para los que nos dedicamos al teatro

  6. gracias !!

  7. que viva el arte y aquellos despistados recojan el rumbo

  8. […] https://arteescenicas.wordpress.com/2010/03/05/jerzy-grotowski/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: