Teatro neoclásico

El siglo XVIII, en el que se producen importantes movimientos culturales, a la vez que acontecimientos políticos de gran influencia en la historia de Europa y América, no es precisamente un siglo de cultivo excepcional de ciertos géneros literarios, como la lírica y el teatro, sino una época de pensamiento y reflexión, de consideración de todo lo que se ha añadido al conocimiento humano a lo largo de su historia. En la mayoría de la literatura producida predomina el didactismo, es decir, el afán de instruir y enseñar. Esa misma característica se quiere imprimir al teatro, además de intentar la recuperación de las formas clásicas de la Antigüedad, a las que se considera modelo de equilibrio y belleza. A este movimiento estético que afecta a todas las artes se le llama Neoclasicismo y es el estilo predominante en el arte del siglo XVIII.

Por toda norma y guía se tiene la “Poética” de Aristóteles, una preceptiva literaria de este filósofo donde marca las líneas fundamentales que la literatura debería seguir, además de una estricta clasificación de géneros literarios. Para el teatro las normas son rigurosas; toda obra que se precie tiene que someterse a las reglas clásicas de la unidad: la unidad de tiempo, la unidad de lugar, la unidad de acción, más la norma llamada del “decoro”. La unidad de tiempo se concreta, para los neoclásicos, en que los sucesos que se representan tienen que ocupar un día solamente; la unidad de lugar consiste en que toda la acción tiene que desarrollarse en el mismo sitio; la unidad de acción es la que no permite que en el argumento haya tramas secundarias, sino un único argumento. El decoro se refiere a la adecuación del tono del lenguaje a la situación de cada personaje y a que no se mezclen nobles con plebeyos, héroes y burgueses. Los géneros se limitan entonces a la tragedia y la comedia, como en la antigua Grecia. Como se ve, esto es absolutamente lo contrario de lo que había ocurrido en el teatro barroco. Verdaderamente, para crear un teatro popular y de calidad estas normas no se prestaban demasiado. Pocos autores memorables quedan de ese momento y de ese movimiento estético.

En España sólo podemos nombrar con justicia a Leandro Fernández de Moratín, que escribe comedias de costumbres, adaptadas perfectamente a las unidades clásicas, aunque su única obra recordada es “El sí de las niñas”, donde critica con gracia y agilidad los casamientos de conveniencia entre chicas muy jóvenes y ancianos.

Carlo Goldoni

En Francia, después de la espléndida época llamada Clasicismo francés, con un genio teatral como Molière, sólo quedan epígonos, como Beaumarchais y Marivaux. El teatro inglés languidece de momento, y sólo en Italia encontramos un genio teatral, el comediógrafo Carlo Goldoni, que recoge las tradiciones de la commedia dell’arte y las recrea con increíble gracia. Sus obras más consideradas a lo largo del tiempo han sido “La posadera”, con la creación del inolvidable personaje de Mirandolina, o “El abanico”, que pertenecen a lo que el mismo autor llamó “comedias nuevas”.

Respecto al espacio escénico, durante el Barroco se mantuvo la división en clases sociales de los espectadores en el teatro, con los nobles en los lugares de honor, a veces incluso dentro del propio escenario, los burgueses adinerados en palcos y la clase media y el pueblo en los lugares más alejados del escenario. Sin embargo, poco a poco, esto irá cambiando, pues hay nuevos aires sociales, que darán lugar a la Revolución francesa, así que el teatro deja de ser un espectáculo cortesano y los autores comienzan a escribir sobre asuntos que atañen y preocupan al pueblo. La máxima expresión de esta tendencia vendrá con el Romanticismo.

~ por Fuensanta Muñoz en 15 diciembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: