La Arquitectura, el actor y el público, de Iain Mackintosh

La Arquitectura, el Actor y el Público

Iain Mackintosh

Arco/Libro S.L.

Este libro puede asustar por su título, pues anuncia en cierto modo un libro especializado en la construcción de teatros o arquitectura teatral, y eso es exactamente lo que es. Sin embargo, se lee tan amenamente como un libro divulgativo, casi como un apasionante relato, el cual recorre la relación entre el espacio y los dos elementos fundamentales del teatro -actor y público- desde la época isabelina hasta nuestros días. Muchas veces el espacio teatral (escena más auditorio) determina el éxito de una obra dramática, y ese éxito no es más que la capacidad de completar el proceso de comunicación del actor con el público y del público con el actor. Hace el autor un recorrido histórico poco común, pues no se trata tanto de un orden cronológico como de analizar las diferentes posturas ante la construcción del espacio teatral y cómo cada uno de los participantes en determinados proyectos de este tipo tienen una finalidad diferente en sus planteamientos previos, una visión que nada tiene que ver. Al público, por supuesto, nunca se le ha consultado; el público dará su visto bueno acudiendo a los espectáculos que se representen, nada más. Generalmente tampoco se pregunta a los actores, a no ser que sean ellos también directores de escena o gestores de su propio teatro. Pero resulta que estas son las partes más implicadas en el asunto y quienes tienen que disfrutar o sufrir luego las bondades o inconvenientes del edificio construido. Suele ser un comité económico, quizás de gestión cultural privada o pública, quien se encarga de planear la construcción de un teatro o de un auditorio de uso múltiple. Los arquitectos tienen siempre su palabra dispuesta como expertos en construcciones, pero no está muy claro que la tengan también en construcción de teatros, pues no sienten el teatro, no saben qué necesidades tendrá el público y el actor, los imprescindibles personajes que pueblan los teatros. Luego habla el autor también de los técnicos, o sea, ingenieros, sean de acústica, sean de mecanismos e instalación de modernas comodidades. Todos estos hacen un teatro, que seguramente resultará inhóspito para sus habitantes, aunque colmará las expectativas económicas de los empresarios o la grandilocuencia de los políticos. Verdaderos asesores en poética teatral, eso es lo que suele faltar cuando se proyecta un teatro. Iain MacKintosh es un especialista en historia del teatro, pero también un teórico buen conocedor de la poética teatral resultante del espacio conjunto que forma la sala con el escenario. Desde luego, parece ser un declarado enemigo de los enormes auditorios de uso mútliple, y un decidido partidario de los pequeños teatros íntimos donde el verdadero teatro se concentra.

About these ads

~ por Fuensanta Muñoz en 4 diciembre 2009.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 145 seguidores

%d personas les gusta esto: