Citas comentadas 6: Leonardo da Vinci

Los que se enamoran de la práctica sin la teoría son como los pilotos sin timón ni brújula, que nunca podrán saber a dónde van.

Leonardo da Vinci

Vamos a comentar esta famosa cita de Leonardo Da Vinci, porque muchas veces los alumnos y alumnas de Artes Escénicas se preguntan por qué la asignatura tiene una parte teórica, valorada al mismo nivel que la práctica. Estos jóvenes no son actores o directores de escena, pero pretenden serlo en el futuro. En su modo de ser está el amor por la acción, aparte el hecho de que la práctica escénica, incluso en su trabajo de entrenamiento, es siempre amena, cuando no directamente lúdica y divertida. Naturalmente, cualquier persona tenderá a desear hacer aquello que más satisfacción inmediata le proporcione, y en este caso es la práctica lo que más inmediatamente satisface. Es mucho más agradable, incluso si exige un gran esfuerzo, realizar ejercicios, improvisaciones, juegos dramáticos, que sentarse ante unos apuntes a enterarse de la Historia del Teatro o de las diferentes teorías de la interpretación.

Lo que dice Leonardo, genio universal, cuyas palabras son siempre una gran fuente de sabiduría, es la justificación y explicación de por qué es necesaria la teoría junto con la práctica.

El conocimiento humano en cualquier campo se alimenta de un proceso de ida y vuelta constante. Procedemos por acierto y error. Actuamos, pensamos sobre nuestra actuación, vemos nuestros errores, volvemos a pensar y volvemos a actuar, de modo que sistematizamos el pensamiento correcto sobre la práctica que realizamos, sobre nuestra actuación en la realidad. Como se ve es un proceso de mutua alimentación en lo que podríamos considerar práctica y teoría, un proceso circular continuo. Y no se trata sólo de lo que nosotros pensemos, porque no somos seres aislados y sin memoria, sino de lo que las demás personas nos ofrecen en su relación con nosotros, y más aún, lo que nos ofrece el pasado, la experiencia de muchos seres humanos anteriores que murieron, pero que dejaron su legado cultural y de conocimiento. Saber qué se hizo antes y saber qué se hace ahora es tomar un sólido suelo para saber qué podemos hacer nosotros. Esto en cuanto a lo que se refiere al estudio del pasado y al estudio de las formas actuales de la representación, porque ese timón y esa brújula que nos falta  cuando no nos preocupamos de la teoría o nos encantamos sólo con la práctica es precisamente el descubrimiento de estructuras, de finalidades y objetivos, que para un actor es algo imprescindible. Lo que llamamos teoría, que no es otra cosa que pensamiento sistematizado. Un actor que desconoce su camino, que no sabe por qué hace las cosas, que no tiene una línea de actuación, puede ser muy feliz, pero no será un actor, sino un simple títere. Más aún necesaria será la teoría para un director de escena, que no puede obrar solamente por intuición estética simple, sino que tiene que tener en cuenta multitud de elementos estéticos para coordinar y armonizar. La teoría es siempre necesaria para la representación mental de aquello que deseamos hacer.

~ por Fuensanta Muñoz en 27 noviembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: