Ejercicios de relajación diarios

Ejercicios de relajación para practicar una vez al día durante diez o quince minutos.

  • Hay que sentarse en una silla de asiento duro, pero cómoda, con la espalda recta y la cabeza alineada con la columna vertebral, piernas en paralelo, sin cruzar y pies apoyados en el suelo en toda la planta (se recomienda calzado flexible o calcetines).
  • Situarnos en un lugar donde nadie nos pueda interrumpir o molestar y, si puede ser, avisar a la familia y amigos que estamos en un ejercicio que no puede ser interrumpido y que estaremos listos para atenderlos en un cuarto de hora más o menos.
  • Los ejercicios alternan tensión con relajación. Durante la tensión inspiramos profundamente con respiración abdominal, mantenemos el aire unos segundos y espiramos mientras relajamos la musculatura que se ha puesto en tensión.
  • La constancia es importante. Procura hacerlo todos los días.

Trabajamos la musculatura según ese orden:

  1. Apretamos los puños lo más fuerte que podamos mientras inspiramos. Mantenemos el aire unos segundos y soltamos los puños, relajando las manos por completo. Sentir la diferencia entre tensión y relajación.
  2. Doblamos los brazos para tensar la parte anterior, mientras inspiramos, mantenemos la posición y el aire unos segundos y espiramos volviendo los brazos a su posición relajada.
  3. Extendemos los brazos hacia delante todo cuando podamos, mientras inspiramos, manteniendo la tensión y sintiéndola durante unos segundos. Soltamos los brazos y espiramos sintiendo su relajación.
  4. Apretamos la parte de atrás de la cabeza contra el respaldo de la silla tan fuerte como podamos, mientras inspiramos. Mantenemos la posición tensa de la nuca, sintiendo la tensión de esa zona. Soltamos el aire y relajamos la nuca.
  5. Encogemos los hombros hacia arriba como si quisiéramos tocar con ellos nuestras orejas, sintiendo la tensión, a la vez que inspiramos. Mantenemos la posición y el aire y soltamos lentamente, volviendo los hombros a su posición de relajación, lo más caídos que podamos

Recapitulamos: revisamos todas las partes que hemos tensado y relajado hasta el momento, tomando conciencia de cada una de ellas en relajación, con una respiración profunda y tranquila.

Comenzamos otro ciclo de tensión y relajación de la cabeza:

  1. Ponemos en tensión ojos y cejas apretando todo fuertemente, como si quisiéramos centrar toda la musculatura ocular en un punto del entrecejo. Mantenemos la tensión unos segundos y relajamos. Centramos nuestra atención en los músculos que hemos relajado y respiramos tranquilamente.
  2. Elevamos las cejas como cuando nos asombramos o preguntamos. Elevamos las cejas todo cuanto podamos y este movimiento pone en tensión la frente y el cuero cabelludo. Mantenemos la posición tensa durante unos segundos y a continuación relajamos, centrándonos en la sensación de alivio.

Recapitulamos: revisamos todas la musculatura tensada y relajada hasta el momento: puños, brazos, hombros, nuca, frente, ojos y cejas, tomando conciencia de cada una de las partes. Respiramos tranquilamente.

Iniciamos otro ciclo de tensión y relajación:

  1. Boca: apretar los labios uno contra otro, mantener la posición y relajar.
  2. Mandíbula: apretar los dientes durante unos segundos, sentir la tensión y relajar.
  3. Cuello: colocar la punta de la lengua sobre el paladar y presionar hacia arriba lo más fuerte que se pueda durante unos segundos. Sentir la tensión en la lengua y en el cuello y relajar, dejando la lengua caer al fondo de la boca.

Último ciclo de tensión y relajación:

  1. Piernas: estirar ambas piernas hacia delante todo lo más que se pueda, con los pies en línea recta y con las puntas de los dedos de los pies hacia abajo. Mantener unos segundos y relajar, dejando caer las piernas suavemente a su posición inicial. Se inspira durante la tensión y se espira lentamente al relajar. Sentir la musculatura relajada de las piernas.
  2. Nalgas: apretar las nalgas cuanto se pueda, mantener la tensión unos segundos y relajar.

Tomar conciencia de todo el cuerpo en relajación, respirando tranquilamente con respiración abdominal lenta y profunda. Hacer un recorrido corporal completo, concentrándonos en aquellas partes que pusimos en tensión y relajamos a continuación. Para salir de la relajación, ir moviendo lentamente y sin brusquedad cada parte del cuerpo. Mantener los ojos cerrados todo el tiempo hasta haber salido de la relajación.

About these ads

~ por Fuensanta Muñoz en 25 enero 2010.

8 comentarios to “Ejercicios de relajación diarios”

  1. Los ejercicios de relajación son importantísimos, y muy útiles para cualquier persona.¡A mis alumnos de 3º de Teatro son una de las actividades que más les gustan! Salen con otra cara…Se agradece mucho tu orden y sistematización en la descripción de todas estas actividades. Un saludo.

  2. Hola, Carlota. Gracias por tu aprecio de mi trabajo. Son ejercicios muy útiles si los vas aplicando con los alumnos día a día, hasta que ellos aprendan el proceso y sean capaces de relajarse en cualquier momento y lugar. Lo importante es que la relajación no sea simple dejarse ir, sino que implique el contraste entre tensión y relajación, para que ello no impida luego la actividad, Quizás es lo más difícil de conseguir, pero estas enseñanzas son útiles para siempre, para toda la vida.
    Por cierto, que quiero ponerte en mi blogroll personal y no he tenido tiempo todavía. Lo haré en breve. Saludos.

  3. Estan super buenos los ejercicios y el año paso se los practicaba a unos compañeros pero algo no tan profecional pero como dieron exito en ellos llegando a controlarse en cualquier situacion y haciendomelo saber que fue gracia a los ejercicios, ahora lo voy a practicar en una escuela de circo a la cual pertenesco y me serviran mucho por que hago clases de vertuario y maquillaje asi que gracias por tus concejos y si es posible entrega mas datos chaooo

  4. los ejercicios estan geniales, la verdad me estan sirviendo a la perfeccion justo ahora tengo mi primer papel protagonico y necesitava estar con mi cara mucho mas relajada asi que me vino de 10 punto. muchas gracias un abrazo

  5. Y yo me alegro mucho de que te sirvan. Ya sabes que la relajación es fundamental en la correcta presencia escénica y en la interpretación. Saludos

  6. Gracias. Me has salvado el día, debo enseñar precisamente estos ejercicios a mis alumnas de primer año y estos ejercicios están súper.

  7. De nada, me alegra mucho haber podido ayudarte. Saludos.

  8. BUENO

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 145 seguidores

%d personas les gusta esto: