El Circo

dsc07659

El circo es un espectáculo artístico, la mayoría de las veces itinerante, que incluye en sus actuaciones acróbatas, payasos, magos, malabaristas, trapecistas y funambulistas, animales amaestrados y otras formas extraordinarias de la habilidad y fuerza humana. Se presenta en el interior d euna gran carpa que cuenta con pistas y galerías de asientos para el público. Las pistas suelen ser áreas circulares donde actúan los artistas.

En la actualidad existen circos estables, que, como toda compañía artística, puede realizar giras, pero en la mayoría de las ocasiones se trata de compañías itinerantes, cuya llegada a una ciudad, donde establecen sus carpas y carromatos, puede ser anunciada con un pasacalles o desfile festivo.

Hoy en día las artes circenses pueden encontrarse también en las calles de las ciudades, como espectáculo particular y callejero, que es compensado por un público ocasional. Se trata de exhibiciones menores de danza, acrobacia o malabarismo, a veces de gran imaginación.

El circo ha sido una parte considerable de la cultura humana, una empresa construida a lo largo de muchísimos siglos, prácticamente desde que el hombre sintió el poder de lo extraordinario, el hecho de que algunos seres humanos tenían cualidades físicas excepcionales, por su naturaleza o su esfuerzo. La acrobacia,  el malabarismo, el contorsionismo y otras formas de cultura física que actualmente se asocian a lo circense fueron prácticas anteriores a lo que hoy llamaríamos circense. En los orígenes de la humanidas, la cultura corporal, el desarrollo físico, conformaba un todo que abarcaba todo tipo de entrenamiento en habilidades y fuerza, pero que posteriormente se fue especializando, dividiéndose en disciplinas separadas: danza, gimnasia, teatro, mimo, etc.

Nuestras primeras referencias a habilidades que hoy llamaríamos circenses se remontan a civilizaciones antiguas, desde el lejano Oriente (China, Mongolia, India) hasta el occidente próximo (Grecia, Roma, Egipto). En estas sociedades, algunas de las actividades llamadas circenses, como el equilibrismo, el contorsionismo o la acrobacia, formaban parte del entrenamiento militar, tenían relación con los rituales religiosos y con algunas prácticas lúdicas y festivas. La práctica de la acrobacia se remonta a la cultura mesopotámica (en el actual Irak) con un pasado de más de tres mil años. En esos tiempos, el acróbata establecía una competición consigo mismo, como superación continua, con la naturaleza, y con sus compañeros tribales.

En China, el arte acrobático tiene también una historia milenaria, superior a los dos mil años, según hallazgos arqueológicos. Según David Marfil, una de las pruebas más antiguas de la existencia del circo es un graffitti encontrado en Egipto, en la tumba de Ben Hassan, con fecha aproximada de 2040 a.C.

Tal y como señalan De Blas y Mateu, en el antiguo Oriente los malabaristas y acróbatas ya viajaban en troupes, utilizando objetos diversos para sus juegos, como armas (en relación con las artes marciales), juguetes como el diábolo, utensilios domésticos, bastones, que lanzaban y recibán con partes diferentes de su cuerpo.

En Roma, los gladiadores, para demostrar sus enormes fuerzas, realizaban juegos malabares con objetos pesado, como ruedas de carros, además de demostraciones de habilidades especiales con el armamento. También en Grecia se sabe que las mujeres hacían malabares y juegos acrobáticos, como se puede ver en grabados de ánforas. En otras civilizaciones antiguas, como en China, en América Central y en el Pacífico Sur, las mujeres también participaban en estas actividades, como bien ilustra el caso de las islas Tonga, donde las niñas hacían y aún hacen malabarismos con grandes nueces denominadas tui nui, y en tales habilidades su éxito tiene que ver con su estatus social futuro. Con los primeros viajes a América, llegaron noticias de costumbres, como en el caso de los Aztecas, especializados en antipdismo, o sea, en juegos malabares con los pies, o los Shoshoni de California, donde los malabares formaban parte de los juegos infantiles.

Fueron los romanos en la antigüedad los que dieron el actual nombre al Circo, con sus actividades de entretenimiento en público. Según el Diccionario de la RAE, “circo era el lugar reservado entre los romanos para algunos espectáculos, especialmente para las carreras de carros y caballos. Tenía comúnmente forma de paralelogramo prolongado, redondeado en uno de sus extremos, con gradas alrededor para los espectadores”. Ademaś de las carreras, en el circo romano, se producían duelos a vida o muerte entre gladiadores, entre hombres y fieras, entre animales salvajes, en un concepto parecido al de las corridas de toros actuales.

Tras la decadencia de estas civiizaciones en Occidente, las artes corporales (mimo, danza, gimnasia y circo) se eclipsaron, para aparecer más adelante en la Edad Media, recobrando su espacio y volviendo paulatinamente a la vida ciudadana. Fue en el Renacimiento cuando los artistas circenses volvieron a las plazas de los pueblos y ciudades. De acuerdo con Soares, el circo en el Renacimiento “distraía a los habitantes de villas y ciudades de las rutinas cotidianas del trabajo”, consolidando una práctica que rompía con el orden institucional, saltaba por encima del concepto utilitario y se orientaba sobre todo al entretenimiento.

En este período, las troupes de saltimbanquis ya incluían en sus espectáculos música, baile, cuentos populares, narraciones épicas, títeres, además de habilidades ya clásicas, como la acrobacia y los malabares. De forma paulatina se fueron formando itinerarios por donde iban pasando los artistas circenses a lo largo del año.

En la actualidad el circo se caracteriza por una mezcla de prácticas escénicas, entre los que hay que señalar la música, el teatro, la pantomima, la acrobacia, el malabarismo, la gimnasia, a los que habría que añadir los espectáculos de magia y modernos espectáculos basados en la tecnología.

El primer circo moderno, tal y como lo conocemos hoy, fue fundado pr Philip Astley en Londres en 1768.

About these ads

~ por Fuensanta Muñoz en 6 noviembre 2008.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 155 seguidores

%d personas les gusta esto: